“… Conoce usted paisajes pintados en los vidrios
y muñecas de trapo con alegres bonetes
y soldaditos juntos marchando en la mañana
y carros de verdura con colores alegres?
Yo conozco una calle de una ciudad cualquiera
y mi alma tan lejana y tan cerca de mi
y riendo de la muerte y de la suerte y

feliz como una rama de viento en primavera…”

Raúl González Tuñón
fragmento de La calle del agujero en la media